Escudo Portón de Campo

Escudo Portón de CampoEscudo de piedra del Portón de Campo

Piedra original que perteneció al Pórtico del Portón de Campo, situado en el cuerpo sur de la muralla (entre los baluartes de San Juan y San Miguel).

Labrada en Rio de Janeiro e inaugurada (toda es obra), por el Gobernador Antonio Pedro de Vasconcellos, en el año 1745, durante el reinado del Rey D. Joao V de Portugal, fue retirado del portal, por orden del primer Virrey del Río de la Plata, D. Pedro de Cevallos, cuando, por órdenes del Rey de España, D. Carlos III, tomó Colonia del Sacramento, en 1777, llevándosela al parecer a Cevallos, como trofeo de su campaña militar a Buenos Aires.

Permaneció allí hasta que por ley de la Nación Argentina, el Sr. Presidente de la República, Dr. Carlos S. Menem, en fraternal gesto de adhesión a la declaración de Colonia del Sacramento, Patrimonio Mundial, por UNESCO. La devolvió a esta ciudad el 21 de Setiembre de 1996 en histórica ceremonia junto al Sr. Presidente de la República, Dr. Julio María Sanguinetti, siendo recibida por el Sr. Intendente Municipal Dr. Carlos Moreira.

 

 

SimbologíaEL SIGNIFICADO DE SUS SIMBOLOS

Esta formado por un campo de plata, cinco escusones de azur, puestos en cruz, cargados cada uno con cinco bezantes de plata, colocados en aspa y una bordura de gules cargada de siete castillos de oro, dos en jefe y tres hacia la punta.

Los cinco escusones simbolizan a los cinco reyes musulmanes que el rey Alfonso Henriques (1143-1185) derrotó en la batalla de Ourique.

Los puntos dentro de los escudos representan las cinco llagas de Cristo, contados los puntos suman treinta, las treinta monedas que Judas recibió por delatar a Cristo.

Los siete castillos simbolizan las poblaciones fortificadas que el rey Alfonso Henriques conquisto a los musulmanes.

 

 

Demolición de las murallas de Colonia

Texto competo del Decreto del gobierno de Gabriel Antonio Pereira del 20 de julio de 1859.

Ministerio de Gobierno
Montevideo, julio 16 de 1859

Considerando completamente inútiles para la defensa del Estado las fortificaciones de la ciudad de la Colonia, del lado Este, en dirección Norte a Sur, perjudicándose mas bien como un obstáculo al desarrollo de esa población.

Considerando además que las diversas propuestas que han sido elevadas al Gobierno para demoler esas murallas, terraplenar sus fosos y nivelarlos no son admisibles, según lo demuestra el informe presentado al efecto por el ingeniero nombrado el 24 de mayo con el objeto de conocer el estado de esas fortificaciones y examinar dichas propuestas así como indicar el medio práctico que debe emplearse para conseguir con prontitud y de la manera más económica el resultado deseado, el Presidente de la República en acuerdo de Ministros ha resuelto y decreta:

Art. 1 – Los trabajos que han de ejecutarse para la demolición de las murallas, baterías y contraescarpas del recinto de las antiguas fortificaciones al Este de la Ciudad de Colonia, principiarán el día 30 del corriente.

Art. 2 – A los 15 días siguientes de la publicación de este Decreto, el Jefe Político del Departamento de la Colonia convocará por medio de la Junta Económico Administrativa  a los que se consideren con título para la ocupación de los terrenos de esas fortificaciones, a fin de adoptar la resolución anteriormente acordada con ellos para fijar el valor de los terrenos cedidos por la  Junta en el año de 1841 y obtener su acuerdo para el pago del exceso de valor que deben adquirir por la demolición de las murallas:  estableciéndose el modo de proceder, nombrando un perito por parte de la autoridad, otro por los interesados y un tercero para el caso de discordia que será nombrado por el Juez de paz de la Sección en que esos terrenos están situados.

Art. 3 – El ingeniero Dn. Eugenio Penot queda encargado de la dirección de esos trabajos de conformidad con el informe que presentó al Gobierno el 23 de junio pasado.

Art. 4 – Se proveerá a los gastos de esos trabajos con una suma de $2.000 fuertes, que se pagarán al fin de cada mes.

Art. 5 – Los terrenos que resulten disponibles serán divididos en solares y vendidos en remate público, vertiéndose su importe en Tesorería General para sufragar el costo de esa obra.

Art. 6 – El Jefe Político del Departamento de la Colonia y el Ingeniero mencionado quedan encargados en la parte que a cada uno concerniere del cumplimiento del presente decreto.

PEREIRA
Antonio Díaz
Federico Nin Reyes

Sin embargo la lucha judicial por la posesión de estos terrenos prosiguió durante mucho tiempo ya que durante la Guerra Grande en 1841, los vecinos habían dispuesto de otra manera de esos futuros terrenos.

En dicha fecha había participado en los trabajos de mensura el Agrimensor de Número Don  José Dellepiane.

*Archivo Regional de Colonia, 14 T5 Cap. VI, carpeta 4, pag. 19-20, de Archivo General de la Nación, Montevideo, Compilación de Leyes y Decretos, Tomo V, 1859-1862.

 

Maqueta de estudioMaqueta de estudio del Portón de campo
Proyecto: Consejo Ejecutivo Honorario
Realización: Demetrio Alvarez
Año: 1973
Escala. 1:10