• Inicio
  • Documentos
  • Objetos del mes

Puntas de proyectil “cola de pescado”

Puntas de FlechaPuntas de proyectil “cola de pescado”

Las puntas “Cola de Pescado” se definen por ser bifaciales, es decir, tener dos caras; por tender a la simetría y haber sido confeccionadas en diversos tipos de roca tales como calcedonia, ópalo o jaspe, las que por su naturaleza silícea, son idóneas para la talla. Podemos identificaras por su limbo convexo, hombros redondeados, pedúnculo de bordes levemente cóncavos, base cóncava y en algunos casos acanaladura en una o ambas caras del pedúnculo.

El interés por las puntas de proyectil encontradas en el territorio que actualmente ocupa nuestro país -particularmente aquellas conocidas de acuerdo a su morfología peculiar como “cola de pescado”, cuya presencia abarca numerosos sitios de América del Sur- nos remonta inevitablemente a la tan cronológicamente discutida cuestión del poblamiento del continente americano. Pero sin entrar en los dilemas que nos sugieren las dataciones remotas de algunos sitios arqueológicos, podemos afirmar que hace aproximadamente unos 12.000 años, la humanidad había logrado ocupar la mayoría de los ambientes más importantes del sur del continente americano.

A partir de la retirada de los glaciares durante la transición Pleistoceno tardío-Holoceno –período que se caracteriza por el paulatino aumento de la temperatura y la humedad, culminando en el Holoceno tardío (1000 años Antes del Presente) con el establecimiento de las condiciones climáticas actuales- los grupos de cazadores-recolectores tempranos se movilizaron hasta alcanzar el extremo sur del continente, llegando incluso hasta Tierra del Fuego.
“El poblamiento humano de la región se habría iniciado alrededor de los 12.300 años A.P., y entre este momento y los 8.000 años A.P. se registran las evidencias arqueológicas de este período de ocupación inicial de los ambientes pampeanos.” (Politis, et al. 2004 :210)

Los primeros pobladores de estas tierras se agruparon en “bandas” de cazadores recolectores que se caracterizaban por una alta movilidad residencial (nomadismo) lo que se explica por la búsqueda de sitios de aprovisionamiento óptimos, que les permitieran satisfacer las necesidades básicas de subsistencia; como en el caso de la dieta, la preferencia por los mamíferos terrestres tales como el megaterio y el caballo americano. Estos datos primarios fueron arrojados por los descubrimientos que J. Bird realizó en el extremo sur de la Patagonia en 1936, los cuales señalaron una ocupación temprana del continente. En las cuevas Fell y Palli Aike se hallaba un componente datado entre los 10.000 y 11.000 años A.P, dando cuenta de una tecnología lítica de elaboración bifacial con la producción de puntas de proyectil del tipo “cola de pescado”, y de una economía en la que, en lo que respecta a la fauna, se destacaba en primer lugar el guanaco y como recurso secundario o complementario el caballo americano. (Mengoni Goñalons, 1986 en Ardila Calderón y Politis, 1989).

Puntas de proyectil similares a las halladas en el nivel inferior de la cueva Fell se presentan en varios sitios de las llanuras pampeanas. De hecho, la mayoría de estas puntas han sido recuperadas en la región de la pampa argentina, Uruguay, el centro de Chile y la Patagonia meridional.

ReseñaEn Uruguay y el Sur de Brasil se han encontrado puntas “cola de pescado” muy similares a las del extremo sur y a las pampeanas, pero siempre en yacimientos superficiales. “En todo el territorio uruguayo, se han hallado hasta el presente 82 puntas “cola de pescado” exclusivamente en superficie.” (Flegenheimer et al. 2003 en Politis et al. 2004 :217) En estos casos la condición y el contexto del hallazgo no permiten obtener una datación cronológica a partir de radiocarbono; sin embargo las puntas con esta morfología son asignadas, de acuerdo a la literatura arqueológica regional, al proceso de ocupación humana en la transición Pleistoceno – Holoceno (Nami 1997, Politis 1991, entre otros).

Debido a su morfología y situación cronológica, estas puntas de proyectil pueden ser relacionadas con las de la Patagonia y Chile. De hecho, las puntas "cola de pescado" provenientes de los sitios del extremo sur y de la región pampeana indican la estandarización de estos instrumentos, lo que sugiere su eficacia para la caza. (Ardila Calderón y Politis, 1989) Es decir que, posiblemente a finales del Pleistoceno, los cazadores- recolectores del Cono Sur Americano hayan compartido algunas nociones tecnológicas y estilísticas. De acuerdo con Flegenheimer et al. (2003) “la forma singular de las puntas conllevaría un social meaning compartido por los habitantes de esta región”. (Politis et al. 2004 :218) Sin embargo, el hecho de que ciertas nociones tecnológicas fueran compartidas, no significa que se tratara de los mismos grupos o que éstos compartieran entre sí otros rasgos culturales; sino únicamente aquellos conceptos involucrados en la producción de un modelo específico de punta de proyectil.

En el Museo Municipal “Dr. Bautista Rebuffo” y en el Museo Indígena “Roberto Banchero” de la ciudad de Colonia del Sacramento, se encuentran en exhibición algunas de las que han sido halladas en nuestro territorio.

Puntas varias

Fuentes:
Ardila Calderón, Gerardo y Politis, Gustavo (1989) “NUEVOS DATOS PARA UN VIEJO PROBLEMA Investigación y discusiones en torno al poblamiento de América del Sur”
Castiñeira, C; Cardillo, M; Charlin, J; Fernicola, J.C y Baeza, J (2009) “Análisis Morfométrico de los Cabezales Líticos “Cola de Pescado” del Uruguay”
Politis, G; Messineo, C y Kaufmann, C (2004) “El Poblamiento Temprano de las Llanuras Pampeanas de Argentina y Uruguay”